El rosario o coronilla a la Divina Misericordia fue dado por Dios a Santa Faustina. Por el rezo de la Coronilla, Jesús hizo grandes promesas, como la salvación eterna, dar todo lo que pidamos si está de acuerdo con su voluntad y, rezada junto a los agonizantes, la salvación de su alma

 rosario

Cómo se reza:

Comienza con un Padre Nuestro, Ave María y el Credo

Luego con las cuentas del rosario normal reza 5 decenas. Cada decena comienza diciendo:

“Padre eterno, yo te ofrezco el cuerpo y la sangre, el alma y la divinidad de tu amadísimo hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero”.

Sigues diciendo en cada cuenta:

Por su dolorosa pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero (diez veces)
Al terminar las cinco decenas dices tres veces: Santo Dios, santo fuerte, santo inmortal, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.

Es costumbre piadosa terminar el rosario con una Salve a quien es la Madre de la misericordia, la Virgen María.